Se ha reducido tanto la contaminación acústica que ni los sismógrafos registran movimiento