Vigilantes de seguridad denuncian agresiones brutales