Una sentencia rebaja una multa por exceso de velocidad porque los radares son imprecisos