La menor cuyo padre intentó presuntamente abusar de ella dormía con unas tijeras bajo la almohada