El nuevo Reglamento de Protección de Datos nos obliga a cambiar nuestra Política de Privacidad.

Mediante el uso de Cookies propias y de terceros los contenidos y la publicidad de nuestras Webs serán aún más atractivos para ti.

Puedes consultar nuestra nueva Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.

O puedes aceptarla directamente y seguir navegando.

Tortura con agua hirviendo a la nueva pareja de su exnovio hasta dejarla estéril

telecinco.es 10/07/2018 19:08

Aleksandra Dulesova y otras tres amigas de Perm Krai, en el centro de Rusia, se enfrentan a una pena de dieciséis años de cárcel cada una bajo la acusación de haber torturado con agua hirviendo y dejar estéril a la nueva pareja de Igor, su exnovio del que estaba embarazada.

Igor rompió con Aleksandra al enterarse de que estaba embarazada, una circunstancia que su nueva pareja una chica de 17 años, desconocía.

Los celos de Aleksandra la llevaron a ponerse en contacto con joven para amenazarla y lograr que lo abandonase.

Al ver que sus amenazas no lograron romper la relación, Aleksandra  pidió a un grupo de amigas que le ayudasen para darle un escarmiento.

Kristina Poyarkova y Maria Sheputaeva, ambas de 16 años y Anastasia Voronchikhina, de 20, colaboraron en el ataque que ha dejado graves secuelas a la novia de Igor.

Las cuatro jóvenes irrumpieron en la casa de la joven atacada y la torturaron salvajemente durante horas. Con extrema saña le raparon la cabeza y la obligaron a practicarles sexo oral. Los actos de humillación continuaron mientras se orinaban encima de ella y grababan la escena con sus móviles.

Pero el momento de mayor sufrimiento y brutalidad llegó cuando la arrastraron hasta el baño y allí la introdujeron una manguera de ducha por la vagina por la que le inyectaron agua hirviendo.

Las atacantes, dejaron a la joven inconsciente en la bañera y se dedicaron a destrozar su casa, robando todos los objetos de valor.

A pesar de las terribles heridas sufridas, la víctima fue capaz de dar la voz de alarma y ser trasladada hasta un hospital cercano.

Los médicos han asegurado que la joven no podrá superar las terribles heridas que el agua hirviendo le causó en el útero por lo que jamás podrá tener hijos.

Las agresoras se enfrentan ahora a cargos por abuso sexual y tortura a una menor, delitos que están penados con hasta 15 años de cárcel si son declaradas culpables por un tribunal, según informa The Dailymail.