Subimos al tren de Arganda... que pinta más que anda