El tren de los sueños rotos: "Tuvimos que irnos, no teníamos ni para comer"