Las fuertes turbulencias en un vuelo que viajaba a Nueva York dejan 30 heridos