Un turista británico recibe una brutal paliza al alertar de la actuación de los trileros que estafan a turistas