Las víctimas de la gota fría, un mes después