La vigilancia se extrema en China por el coronavirus