Tres de los detenidos por la violación grupal de Sabadell se dedicaron a mirar sin hacer nada por evitarlo