La mala suerte de María y Alberto que les alcanzó en su viaje a Sri Lanka