Dos jóvenes youtubers arriesgan sus vidas por conseguir seguidores