La Manada de Callosa tapó la boca de su víctima para que no gritara