La demencia podría ser una consecuencia del consumo excesivo de azúcar