La Guardia Civil investiga a 72 personas por contaminar el mar, un delito que puede suponer cárcel