Los videojuegos, una mina de oro que tiene a los jóvenes enganchados