Maite y Cristian lo bordan con la imitación a sus compañeros y se llevan la prueba diaria