La confesión de amor de Marta acaba con Albert enfadado: “No me gusta que me pongan entre la espada y la pared”