Samira se quiebra ante el 'Espejo del alma' hablando de su gran ilusión: construir una casa para que sus sobrinos dejen de vivir en una chabola