Rosario, destrozada por el futuro de su gata: “Álvaro y yo acordamos que si uno de los dos fallaba perdía a Melocotón”