Atracción máxima entre Suso y Rosario, que se olvida de Álvaro y se lanza: “No tengo ganas de reprimirme más”