La tensión desborda a Mila Ximénez, que se derrumba mientras sirve el segundo plato: "No está saliendo nada bien"