El menú de Mila Ximénez y Antonio Montero no convence a los comensales: “El caldo parece de calcetín”