El tremendo bajón de Lester y Marta: lloran abrazados en su habitación