La llegada a Villa Playa desata las primeras dudas: “Si uno de los dos cae, es porque no estamos hechos el uno para el otro”