Los ojos de Gils y su exhibición de Bujutsu enamoran a Luzma