Cuando Joaquín se quiso ir al Valencia y Lopera le mandó al Albacete