Manuel: “Cuando Virginia me dijo que las pruebas de ADN eran 99’9% positivas me puse a temblar”