Míchel recuerda su debut en primera: “Un zumbido, 110.000 espectadores…”