La mejor receta para la Quinta del Buitre: un merengue muy competitivo