¿Tienen los colaboradores miedo a Mila Ximénez?