Lydia Lozano empieza con mal pie su cena: los chefs están muy enfadados con ella