Aitor Trigos: "En Bruselas, un cliente que odiaba a los chaperos me dejó tirado en una cuneta"