Adara, muy decepcionada con Luis Rollán, termina rota y apoyándose en Julen en la habitación