La salvación de Emmy y el discurso de Jesús provocan las lágrimas de Cristina: “Ya me puedo ir contenta”