Avilés fracasa con su 'bomba' de sabor y color: ninguno de sus invitados se atreve a comerlo