Una minoría de taxistas festejaba en Barcelona la jornada con música y bengalas