Segunda gran oportunidad del Sevilla en la final del Calderón: ¡Banega tira al palo!