Cristiano entrena con un peto amarillo para que ningún compañero le entre con dureza en el entrenamiento