Iniesta, el gran protagonista del encuentro, no cierra la puerta a su etapa en la selección