El árbitro rumano del partido entre Bélgica y España, apartado hasta aclarar lo ocurrido