David Ferrer, emocionado en su despedida definitiva como tenista profesional