Una lluvia eléctrica obliga al Real Madrid a suspender el primer entrenamiento en Miami