La imagen más tierna: los jugadores culés celebran la Copa con sus hijos