Fernández Sevilla, última víctima del grave escándalo de desvíos de fondos públicos de UGT