Joaquín Prat, al borde de las lágrimas tras escuchar el cuento del pez Gabriel