El jefe del descuartizador caníbal: “La madre nos pidió que le cambiáramos el bombín para que él no pudiera entrar”