'El Goyito', una auténtica pesadilla para la policía